Nos avergonzaremos

Nos avergonzaremos
en algún momento,
tanto,
que hasta las mejillas
se nos desplomarán de sollozar,
tanto,
que no podremos mirarnos a los ojos,
tanto,
que dolerá en las entrañas,
que nuestra sombra avergonzada
no nos reflejará.

Nos avergonzáremos, nauseabundamente,
hasta morir de la vergüenza.

Porque si no somos capaces
de hacer lo suficiente,
lo necesario,
lo urgente,
lo que haya que hacer.

Ante la injusticia que más pesa
sobre los hombros de la humanidad,
la más atroz, la más criminal,
la más indignante, la más humillante,
la más desproporcionada
en su uso de la fuerza y su correlación,
la más espeluznante, la más abominable
y la más injusta de las injusticias
realizadas por seres humanos
contra otros seres humanos.
El genocidio sistemático
contra el pueblo palestino.

Entonces habríamos perdido
la más mínima capacidad
de sensibilizarnos ante el dolor,
ante la tragedia,
y mereceríamos sentir la infamia quemándonos el corazón,
lacerando nuestras almas,
mereceríamos morir de la vergüenza.

¡La poética del martillo!

well you see her when you fall asleep, but never to touch and never to keep, ‘cause you loved her too much, and you dived too deep